fbpx

Consejos ante el nacimiento de un hermanito/a

 En Consejos cuidados bebé, Lactancia, Madres auténticas, MySalus, Pediatría, Sueño Bebé
evitar los celos

Es inevitable que la llegada de un nuevo miembro a la familia genere sentimientos en todos nosotros. Pero, ¿os imagináis todo lo que puede pasar por la cabeza del/la que hasta ahora era el “rey o reina” de toda la atención de mamá y papá?

Es habitual notar cambios de ánimo o actitud en el pequeño de la casa que pronto se convertirá en el “hermano mayor”.

Incluso a veces, pueden aparecer regresiones en aspectos de su vida que ya estaban superadas, como: el control de esfínteres, el chupete, el sueño, …

Para que la feliz noticia sea asimilada sin angustia ni celos, de forma positiva, todos nuestros esfuerzos deben ir destinados a que el hermanito mayor se sienta parte de este proceso y no “reemplazado”.

¿Cómo hacerlo?

Desde el punto de vista psicológico es muy importente tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Gestión del tiempo: los niños, especialmente si son pequeños, no controlan el concepto del tiempo como los adultos. Decirle que el bebé nacerá dentro de 9 meses puede generarle ansiedad o angustia, ya que no entiende de plazos. 

    Recomendamos usar de referencia la época del año por ejemplo: “Tu hermanit@ nacerá en navidad, en verano, otoño, …

  • Ser realistas: debemos intentar que la imagen que se forme del futuro hermano sea lo más parecida posible a la realidad inmediata. Es frecuente decir al pequeño: “ahora vas a tener un hermanito con el que poder jugar”. Sin embargo, eso no sucederá hasta dentro de muuuuchos meses. Y esto, en la mente de un niño, puede generar gran frustración. Para prepararle de forma realista, podéis enseñarle fotos de cuando él/ella era un recién nacido.

  • Hacerle partícipe de los cambios: Tanto durante el embarazo como posteriormente, es importante evitar que el/la herman@ mayor se sienta “desplazad@”. Pare ello, una buena estrategia es tener en cuenta su opinión y ayuda en pequeñas cuestiones, como por ejemplo: puede ayudaros en la elección de pequeñas cosas de la habitación, la ropa o el nombre del bebé. 

    Durante el ingreso hospitalario, puede ser el primero en visitar a la mamá para conocer al bebé. Si las visitas traen regalos sólo para el recién nacido, el herman@ mayor puede ser el encargado de abrir el regalo, decidir dónde lo pueden colocar, o dar su opinión sobre si le gustará o no al bebé.

  • Dedicar tiempo en exclusiva: tras el alta hospitalaria, ya en casa, no debéis olvidar que vuestro pequeñ@ necesita momentos de “padres en exclusiva”, tanto por parte de mamá como de papá (o quienes sean sus principales cuidadores). Igual que cuando el bebé toma el pecho, tiene a mamá para él solito, el momento del paseo, baño o antes de ir a dormir, pueden ser excelentes momentos de dedicación en exclusiva para el hermanit@ mayor. Conseguirlo evitará despertar sus sentimientos de celos.

  • Mantener su espacio y rutinas: Es muy importante no descuidar los horarios y rutinas que seguíais antes del nacimiento del bebé, que aunque sean las de un niño pequeño, probablemente ya sean muy diferentes a las de un bebé. Esto le dará seguridad.

  • Fomentar la comunicación espontánea: Procura dar espacio a que exprese sus sentimientos de forma libre y espontánea, realizando preguntas abiertas en lugar de aseveraciones. Por ejemplo en lugar de ¿es bonito el bebé, verdad? o ¿llora mucho el bebé, verdad? preguntar ¿qué opinas del bebé? En cualquier caso, evitar hablar todo el tiempo del bebé, salvo que veáis que es necesario. 

  • Regresiones: El pequeño verá cómo cuidáis al bebé, le dais la toma, le cambiáis el pañal, le bañáis, le vestís, etc. Por eso, puede pensar que si vuelve a necesitaros para estas tareas, quizá paséis más tiempo juntos. Este comportamiento o etapa regresiva requiere que seáis comprensivos, reforzando sus conductas ya aprendidas y haciendo que comprenda que él/ella ya pasó por esa etapa y le cuidasteis del mismo modo. Haciéndole entender que ahora sabe hacer cosas más interesantes y divertidas, que su hermanit@ querrá aprender. 

    No obstante, los mayores generalmente acaban aburriéndose en el papel del bebé si no se le da excesiva importancia a este comportamiento.

Los cambios de humor también pueden ser frecuentes y no sería extraño que vuestro hij@ mayor tenga un arrebato de celos, y pase en un instante de querer achuchar al bebé a querer “darle un buen pellizco”.

Según su edad, es probable que aún no sea consciente de las consecuencias de sus actos. Por eso, y porque no sería seguro para ninguno de los dos, es conveniente que los pequeños estén siempre bajo supervisión adulta.

 

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

¡También te gustará ver!

Deja un comentario

Contacta con nosotras

Cualquier cosa que necesites estaremos encantadas de poder ayudarte

Not readable? Change text. captcha txt
0
embarazada-comiendocontrol-de-esfinteres
Abrir chat
Hola! 😊
¿En qué te puedo ayudar?